Pequeña Ración Individual de Personalidad

El Blog de Rufo. AHORA EN WWW.RACIONDEPERSONALIDAD.ES

Archive for the ‘Cine y TV’ Category

Otra vez esas cosquillas…

Posted by Rufo en 14 febrero, 2008

Iba a poner hoy otra cosa, pero creo que entenderéis que no lo haga.

Pondría normalmente el vídeo de youtube, pero prefiero enlazaros a otro lugar donde la imagen sea de mayor calidad.
Y si queréis calidad buena de verdad, aqui.

indy4.jpg

Dios. Sin comentarios.

Posted in Cine y TV, Frikismos, Videos | 4 Comments »

Alien Vs. Predator 2. O como enterrar dos grandes sagas

Posted by Rufo en 15 enero, 2008

Supongo que es inevitable, que a lo largo de sucesivas continuaciones de una saga que no estuviese planteada desde el principio como tal, se devalúe producto tras producto.
Hablamos nada menos, por una parte, de Alien, obra maestra del cine de terror, de la que difícilmente se podría sacar algo en claro con sus continuaciones. Parece que solo James Cameron, cambiando completamente de tercio, podía crear esa redondísima obra de acción que es Aliens. La tercera continuación bajo la dirección de un entonces imberbe David Fincher fué victima de innumerables problemas durante la producción y la cuarta cuenta como poco más que un entretenido ejercicio visual del siempre eficaz Jean Pierre Jeunet. Por otro lado tenemos Depredador, brutal y agilísima obra cargada de adrenalina y testosterona de John McTiernan con nada menos que Schwarzenegger de protagonista, y una decente y entretenida continuación en donde esta vez Danny Glover se enfrenta al cazador. Con todo, una a una fueron decayendo. Después de siete años de la última vez que vimos un Alien en el cine, la primera AVP estaba muy lejos de ser buena, aun cuando era buena para ser del inefable Paul Anderson. Lo de que al Predator casi solo le faltase besar a la protagonista es de lo peor, pero dentro de lo mala que era la película, al menos me entretuvo. Triste aquella forma de devaluar no una, sino dos sagas, pero al menos salí satisfecho de la sala: iba sobre aviso y sabía que esperarme, que se me iba a ofrecer. Dicho esto, esperaba sinceramente que AVP2 fuera mejor que la de Anderson: era de veras difícil empeorarlo.

Pues bien, hermanos Strause, delincuentes, podeis estar contentos. Habeis estado realmente sembrados. No solo habéis rebajado ambos mitos a lo mas profundo de la serie B, sino que directamente los habéis hundido en el lodo, los habéis enterrado. Soy un freak y fan de ambas sagas cabreado. De veras no me esperaba algo tan apestoso. Una hora antes de ir al cine (ya tenía alguna critica leída), hablé con David, y precisamente me informó: la pelicula era una puta mierda. Con todo, nos conocemos, y el mismo lo dijo que ‘de todas formas la hubiera visto’. Había que ver Alien Vs. Predator 2. Había que verla…

Yo siempre lo he dicho, si una película no te engaña, si no es pretenciosa, si consigue ofrecerte lo que te ha prometido… para mi es suficiente. Me gusta ser positivo, lo que a menudo consiste en ponerme en lo peor y agradecer lo que venga. Me habían avisado que era un mierda, un truño de película. Lo sabía. Pero tenemos la promesa de ver de nuevo Aliens y Predators juntos calzándose hondonadas de hostias. Y la curiosidad de ver al Predalien, se lleva esperando mucho tiempo. Es más que suficiente, a pesar de la amenaza (o seguridad de saber) lo mala que es la película, la elección esta hecha.

Pues con esto nos encontramos. El guión sencillamente no existe, va a ningún lado sin saber salir de las situaciones en las que se mete; los personajes son estereotipados y acartonados a más no poder, cosa que se puede decir igualmente de los diálogos; el concepto de ritmo ni siquiera existe en la mente de los directores; nos encontramos cabos sueltos y e incongruencias a punta pala; existe una gran plantel de actores muy conocidos en su casa a la hora de comer (que no es que sea intrínsecamente malo, pero es un síntoma mas de su profunda condición de serie B); hay escenas demasiado gratuitas y truculentas (mueren mujeres embarazadas y niños, incluso de forma explícita); es excesiva cantidad de ‘homenajes’ que hace a las anteriores películas de la saga (luego hablo de esto); y lo que ha sido lo mejor, la gran ideaca de grabar peleas y tiroteos de esa forma tan puesta ahora de moda por gente como Michael Bay: que parezca que pasa mucho sin pasar nada y sin que se vea nada. ¿Suficiente?

Respecto a los ‘homenajes’, por llamarlos de alguna manera… bueno, bueno, bueno. Envidia os tengo, hermanos Strause, que os lo habéis tenido que pasar bomba reconstruyendo esas escenas de las seis películas originales, que apuesto habéis visto tantas veces como Iñaki, Zulo o yo, los tres que fuimos ayer a ver vuestra obra. No entraré a valorar tamaño acto de ingenio y originalidad, vuestras acciones hablan solas. Seguro que sois unos buenos freaks del copón. Pero ni puta idea de hacer cine. Podría pasarme horas enumerando los pretendidos ‘guiños’ a las seis películas: efectos de sonido, planos y fotogramas míticos, música de todas y cada una de las películas, personajes (incluso copiando nombres), y lo mejor, hasta escenas completas. Esa sucedánea de Ripley, esos timbales de la jungla, ese grito ‘trompetero’ de los Alien cayendo acribillados, el sonido de los modos de visión del Predator, esos planos copiados de Alien 3, la ‘impregnada’ pidiendo que la maten, ese rastro de sangre verde en un tronco de árbol, ese gesto del depredador al quitarse la careta, la persecución abriéndose paso con una tanqueta en llamas, los marines cayendo como moscas, la huida final en helicóptero ante la amenaza de explosión nuclear… Hermanos Strause, os felicito y os envidio, seguro que os lo habeis pasado de puta madre rodando (perpetrando, me encanta la palabra ‘perpetrar’) vuestra celebración privada de las sagas originales. Mientras, yo, para ver este bodrio, vuelvo a ver mil veces cualquiera de las clásicas (por enésima vez y con sumo gusto, valga añadir)

Volviendo a lo de antes, casi todo lo que he dicho se puede perdonar. Menos lo último. Yo he venido a ver Aliens y Predators. Bien. Pues al final, no.
Pensarían los Strause, “vamos a hacer que llueva, vamos a hacer que pase todo de noche, vamos a hacer los planos muy cerrados, montaje muy rápido y que la cámara se mueva mucho. Que es lo que se lleva ahora“. Resultado: NO SE VE UNA PUTA MIERDA.
Lo único que pedía, la gran pretendida pelea final entre el Predator y el Predalien, lo único que aún esperaba valiese algo de la película, queda absolutamente en nada. Igual el resto del metraje. Mucho ruido, muchos golpes que quedan en la imaginación, sangre verde fosforito por un lado, sangre ácida por otro… En total, tal vez un par de puntos que no te esperas y pueden molar, y eso es bajando el nivel de expectativas. ¿Ya está, es esto todo?

Quiero imaginar que esto se olvidará, que no intentarán hacer una tercera parte, y dentro de unos cuantos años, cuando alguien sensato se haga con los derechos de la saga y no la panda de irresponsables con gusto en el culo que han dado luz verde a una idea tan nefasta, se haga un reinicio de todo, se recupere el tono de la primeras (y no este intento de Matanza de Texas), vuelvan al Nivel 426, se nos cuente tal vez el origen de los Alien, la nave abandonada y el ‘jinete espacial’, y si es necesario involucrando a Predators, pero con gusto y coherencia, por favor. Buenos precedentes tenemos en Superman Returns y Batman Begins después de aquella Superman 4 o aquel Batman y Robin; se puede citar el caso de Casino Royale después de las tremendas fantasmadas que venían siendo las ultimas de 007, y espero que pase lo mismo en la próxima de Star Trek después del patinazo que fue Nemesis.

He visto películas igual de malas a esta, por supuesto, pero en Tele 5 un sábado a las 2 de la madrugada. Puedo decir que Alien Versus Predator 2 tiene el dudoso honor de ser la peor película que jamás he visto en una pantalla de cine.

Eso si, las carcajadas que se echan viendo una de estas películas con la compañía adecuada no tienen precio. Por eso, vuelvo a tragarme mil veces cualquier cosa que echen. :)

Posted in Cine y TV | 19 Comments »

El tio ese que sale en la pelicula esa

Posted by Rufo en 27 diciembre, 2007

– Como se llama el tío este, el que sale en la última de Tarantino… la de ‘Death Proof’
– ¿La que sale Meg Ryan?
– ¿Pero esa no es de Russell Crowe?
– ¿Pero esa no es ‘Proof of Life’?
– ¿Y no es lo mismo?
– No, el que digo, que ya me he acordado, es Kurt Russell
– Ea, lo que te he dicho, “Death Proof of Life”, de Kurt Russell Crowe

Posted in Cine y TV, Tonturones | 4 Comments »

Blade Runner: Revisitado

Posted by Rufo en 28 noviembre, 2007

No una, ni dos. Puedo decir que he visto Blade Runner tres veces en el cine.

Voy a empezar como otros posts de películas que me gustan mucho mucho mucho. Empezaré hablando de como te empieza a gustar.

fire.jpg

Supongo que sería mirando en artículos de revistas, en libros sobre cine, en reportajes, reseñas, compendios, en una época anterior a Internet, donde encontraba místicas referencias (y reverencias) a esa película protagonizado por un joven Harrison Ford. Película atemporal donde las haya, con una ambientación y pureza técnica exquisitas. Tiempo así hasta que la echasen en la tele (por supuesto en La 2, a las tantas de la madrugada) para poder grabarla en vídeo. Ni siquiera la vi inmediatamente, antes se la presté a un amigo que como yo, pensaría que era sencillamente ‘lenta’. De eso tal vez hace diez años. Igual que lo cuento, la vi una tarde aburrida, y encontré una película lenta. Impecable en cuanto a efectos especiales, pero por lo demás tengo que decir que no me gustó. Tenía un regusto extraño al fondo.
Como el vino. No te gusta la primera vez que lo pruebas. Y sin embargo, un día vuelves a hacerlo.

rachel.jpg

No eres capaz de explicar que es lo que te hace volver a ver la película, a pesar de que no te gustó. Extrañamente, te gusta más la segunda vez. Lo que inevitablemente te trae una tercera. Una cuarta, una quinta. Que cada vez te gusta más: es de las que siempre sacas algo nuevo. Compartes opiniones, y te das cuenta que es una puta auténtica obra maestra. Finalmente la mitificas, pero es algo que la película consigue por méritos propios: cada visionado produce en ti sensaciones nuevas que se acumulan y reviven en cada nueva visita.

spinner.jpg

La pude ver por primera vez en el cine hace tres años: en la semana de cine fantástico de Málaga se hicieron un par de pases, e incluso Rutger Hauer se dio un garbeo por allí. Menudos cuatro amigos nos juntamos: Iñaki, Jaime, Ruben y yo, en la misma categoría de frikismo por el cine. Una bonita experiencia: ver una película mítica en una ocasión única en el cine. Por desgracia la ocasión se vio manchada por una bobina con más de veinte años, y todas las letras hay que usarlas, llena de mierda: colores corridos, rayas, manchas, pelos y un sonido horrible que hizo reventar un par de altavoces. Con todo, un deliciosa ocasión, para una vez más, encontrar detalles imposibles de encontrar en la copia vcd que todos teníamos. Experiencia digna de recordar.

hombreras.jpg

Nos encontramos posiblemente con la película de ciencia-ficción más “letrada” que existe: sus continuas referencias y alegorías la convierten en un manjar exquisito y en un clásico tan imprescindible como indiscutible. El dilema del hombre convertido en Dios y nuestra responsabilidad como creadores, la etérea linea que define a humanos como ‘especiales’ y ‘diferentes’, la persecución de la inmortalidad, la redención del ‘hijo pródigo’ o ‘ángel caído’, lo relativo de la percepción humana, la visión sobre sociedad futura condicionada por la tecnología, la expansión de la raza humana y el agotamiento de la Tierra como hábitat, el control y tiranía de las mega-corporaciones y el estado casi policial, la mezcla total de culturas, la paradoja de cazador cazado, el estereotipo de ‘mujer fatal’, el contraste entre ‘replicantes’ con pasiones humanas y personas ‘reales’ desprovistas de toda rasgo de emoción… Entre todas, elijo subrayar el trabajo de diseño de producción: la brutal ambientación, esa oscura, sucia y cargante atmósfera, esas calles y edificios siempre con cuatro dedos de roña, ese tremendo y virtualmente infinito universo solo sugerido que te atrapa y consigue hacer que te sumerjas hasta profundidades que pocas obras consiguen; película que empujó los limites y no fue apenas igualada hasta décadas más tarde. Con un estilo (incluyendo la música de Vangelis) que ha sobrevivido como ninguna otra el paso del tiempo: su 2019, clarividente con treinta y ocho años de antelación aún sigue siendo totalmente creíble y aplicable, a pesar de que ya solo nos encontramos a apenas doce años de esa fecha.

polarize.jpg

Lo de este fin de semana ha sido distinto. Como en la ocasión antes contada, ha sido sin prepararlo demasiado: tenía previsto ir este finde a Granada, y ante la nueva noticia de que Blade Runner se estaba echando en el cine, decidí adelantarlo un dia, puesto que era el último que se pasaba. Solo se exhibe en Granada, Madrid, Sevilla, Valencia y Barcelona, en principio durante una semana. Una maniobra que le ha salido redonda a la distribuidora: todo empezó con un par de pases selectos en Estados Unidos, que fueron hinchando la burbuja, que llegó a España también con un par de pases selectos y que hoy por hoy nos encontramos con que se está prorrogando la muestra de la película en todos los cines donde se exhibe.
Muriel había intentado ver la película: por unas cosas y por otras no la había podido acabar, asi que al menos todavía reservaba el final para la pantalla grande. Y allí nos presentamos: resulta que esta solo en versión original subtitulada (perfecto), y gran sorpresa, solo se exhibe en Digital. Gran gran sorpresa.

building.jpg

ACOJONANTE. Después de aquella vez en Málaga, después de tantos años de divx mierdoso, verla en digital es sencillamente lo más espectacular ante lo que te puedes encontrar. Me gustaría no tener que insistir pero la experiencia me obliga: a cada ocasión que tengáis, id a ver una película en proyección digital. Que se imponga este formato ya. Es la PERFECCIÓN ABSOLUTA de la imagen. Y lo peor es que no te das cuenta hasta que lo ves; sueles creer que el celuloide da una calidad cojonuda. Fuera roña, traqueteos, pelos, rayas. Fuera ruido. Fuera toda la mierda. Claridad cristalina. Te entran ganas de decir que se ve mejor que el propio mundo real, y aunque no sea cierto, te hace apreciarlo más. Y lo peor es cuando vuelves al celuloide: es como cuando vuelves a tu piso de estudiante después de estar en tu casa. Si, sabes que no limpias, sabes que tu madre lo hace, pero no lo notas hasta que vuelves y las chanclas se te pegan al suelo o algo cruje a tu paso
Pero volvamos al tema.

pris.jpg

Los pelos de punta durante media película. Nudo en la garganta en un par de ocasiones; una de ellas, por supuesto, el momentazo lagrimas en la lluvia. Cantidad ingente de detalles nuevos descubiertos. Muriel diciéndome que le ha encantado, y conversando sobre la película durante el resto de la noche. Otra hora hurgando Wikipedia revisando datos. Bajando más compilaciones de la BSO de Vangelis. Pensando ya en como pillar el estuche. Y ante la perspectiva de ir de nuevo al cine ante la llegada de mi hermana, prevalece ante Beowulf (también en digital) y otras tantas alternativas, la perspectiva de volver a ver Blade Runner.
Y que así sea, y que se me pasen de nuevo dos horas volando, ya sin leer los subtítulos, solo fijándome en detalles, revisitando y saboreando tranquilamente la película, memorizando, aprendiendo, y sobre todo disfrutando. Y mi hermana y Muriel diciéndome (otra vez) que les ha encantado y prolongando de nuevo la conversación el resto de la tarde :)

owl.jpg

Misteriosamente, esta película ha escalado muchos puestos (y no estaba precisamente al fondo de la lista) en mi ranking de peliculas favoritas. Que todo son rachas, pero hoy por hoy digo que me gusta más que Matrix. Y cuidado con lo que digo.

A los que lean esto a tiempo: todavía está en el cine, pero espabilad. A los nuevos, dejo la mítica pregunta en el aire: ¿es Deckard un replicante? Y a cualquier biólogo que se pase por aquí, pregunto directamente: ¿la conversación que mantienen Tyrell y Batty acerca de proteínas represoras y recombinación del código genético tiene algún sentido o es pura ‘retórica’, valga la redundancia?

tears.jpg

Esta película de esas que crecen contigo. Porque conforme creces, aprendes, vives mundo, la recuperas y vuelves a saborear matices nuevos que antes eras incapaz de apreciar por tu inmadurez. Hablamos de una obra inagotable y eterna. Y tener la ocasión de verla en el cine, en Digital, en THX 5.1, dos veces, y con una excelente compañía, no tiene precio :)

Posted in Actualidad, Cine y TV | 18 Comments »

No veo la tele

Posted by Rufo en 27 noviembre, 2007

Sabrás que no ves nada de tele, cuando todos los anuncios que veas en ella te parezcan nuevos.

(si tienes alguien al lado y lo comentas, añadirá probablemente: “¿ese? joer… si es mas viejo que mear…”)
(…)

*PD.: Por el contrario, algunas veces te enseñan algo y eres tu el que ha de decir “¿eso?, joer, lleva años en internet…”
*PPD.: y entonces te dirán “puto friki”… 
xDD

Posted in Cine y TV, Tonturones | 3 Comments »

Un cojonudo punto de partida.

Posted by Rufo en 21 noviembre, 2007

No hace mucho leí una crítica sobre “Matrix” que me encantó, ya que sintetizaba muchas de las criticas que he leído acerca de esta controvertida película: “gran aportación que ha hecho Matrix a la mente joven” (…)

Que Matrix es apabullante nadie lo duda, que es pretenciosa, tampoco. Yo, como chaval que se dejaba maravillar ante unos buenos efectos especiales (y lo sigo haciendo), quedé sencillamente aturdido por esa película, que combinaba genialmente acción, efectos visuales transgresores y una historia absolutamente sobrecogedora…
Claro, eso yo, que tenía 15 años, esa edad más o menos en la que empiezas a cuestionar, a dejar de simplemente asimilar y hacer caso de todo lo que te dicen, cuando empiezas a pensar. Y era la primera vez que veía una película en donde se conseguía algo parecido. Sin embargo fui yo el único que la vio, (mis padres y mi hermana se metieron a ver ‘Notting Hill’, película que odié intensamente), se acababan las clases y todos los amigos nos desperdigamos en verano; yo necesitaba comentar esa película y absolutamente nadie la había visto. Solo tenía las imágenes de la película en la cabeza. Estaba totalmente perturbado. Que me dejo tó tonto, vaya.

Pasaron meses, y cuando pasaban la película por el Plus pude hacer una copia (tenía la película en DVD pero no medios para reproducirla!), y tras mucho insistir, conseguí sentar a mis padres para que la vieran. No es lo mismo ver la película en el cine, que verla en una televisión que a día de hoy tiene 23 años (y sigue), en VHS mono y en scope (con esas bandas negras que tanta gente odia). Con todo, estaba emocionado pensando que mi padre por fin la vería y compartiría conmigo la misma experiencia que para mi supuso. Así nos dispusimos a verla, y con poca novedad, él estuvo atento en toda la función.
Sin embargo, al acercarse el clímax, aquel instante en que Neo resucita, ve el código en el pasillo y detiene las balas… ese mismo instante de la película en el que yo unos meses antes estaba en el cine al borde del infarto… en ese instante mi padre se levantó a para ir al baño, escupiendo sobre el mejor momento de la película, soberanamente aburrido por el pedazo de truño que le había obligado a ver. Sin piedad.
No sé si podéis verlo, pero en aquel momento me sentó como una patada en los huevos. Al acabar lo discutimos brevemente y mi padre poco más o menos comentó que “es muy fácil hacer una película asi” y que prefería películas como “El Abuelo”, que por entonces había visto. Todo el disfraz de efectos y artes marciales a él le sobraba, y respecto a la historia, no contaba nada que no supiera o no hubiera visto ya antes: se encontraba ante un pretencioso festival de fuegos artificiales que se las daba de haber inventado la rueda. Para colmo, con el rollo de los ordenadores se perdía del todo.

Ahora que uno lo ve retrospectivamente, con unos años de distancia, uno ve claro lo que puede parecer Matrix: puestos a a las malas, no es más que un refrito del mito de la caverna, todas las viejas dudas acerca de realidad vs. ficción, realidad vs. sueño. Deudora además de la clásica historia de un ‘mesías’, un elegido, pilar de prácticamente todas las religiones mayoritarias, y recordada en la laica cultura popular actual por otras obras como Star Wars o El Señor de los Anillos. Deudora también de películas como Terminator por su famosa guerra contra las máquinas (de la cual copia la estética y muchos efectos especiales) y a su vez tantas obras de ciencia ficción. Deudora de todas las películas de artes marciales de Hong Kong… Y podemos seguir… Película que bordea y rebasa en numerosas ocasiones la linea que separa el homenaje del plagio descarado. Todas ellas son acusaciones irreprochables.
Lo que hicieron los Wachowski fue sencillamente meter todo eso en la coctelera, agitaron en vez de remover y consiguieron ‘el punto’, les salió ese delicioso cóctel: lo hicieron, dieron en el clavo y crearon una obra que agitaría millones de mentes en todo el mundo y pasaría para muchos a la historia. Es ‘fácil’ hacer una película asi (una vez que se tiene la pasta), la diferencia, como siempre, se reduce a que ellos lo hicieron, mientras otros solo dicen ‘es fácil hacerlo’.

Todo esto (aparte que tenía ganas de contar alguna vez la anécdota), para comentar que, por supuesto, cada obra tiene su público, que donde para unos algo es un truño que no solo no le ha aportado nada sino que ademas le ha aburrido, para otros son obras de arte que les han descubierto un mundo nuevo, o al menos ha servido de catalizador para ello. Con este texto solo quiero hacer una introducción a algunas ideas que pretendo desarrollar más adelante, tengo bastantes borradores y necesito este articulo para referenciarlo en el futuro.

Volviendo a Matrix, decir que me llegó en ese momento de la adolescencia en que empiezas a pensar, a dudar y a rebelarte, llegó en el momento justo; y al igual que para mi para mucha gente. ¿Tiene eso algo de malo? Según lo expuesto, estaréis de acuerdo conmigo en que Matrix fué (y sigue siendo) al menos para mi una película muy buena. Y para mucha gente, igual. Y eso no se lo quita nadie: el mérito de ser un cojonudo punto de partida.

Posted in Cine y TV, Reflexiones | 9 Comments »

¿Para quien son (sirven) las películas románticas?

Posted by Rufo en 16 octubre, 2007

¿Para quien son (sirven) las películas románticas? Y cuidado, que no hablo de los pastelazos típicos protagonizados por una pava llámese Jennifer Lopez, a cual más empalagoso, previsible y plano.
Hablo de películas como Los Puentes de Madison, o como Antes del Amanecer, o Cuando Menos te lo Esperas, o Entre Copas, todas ellas en las que con sus más y sus menos, el eje alrededor del cual gira el guión es la historía de una pareja. (Si, ese soy yo, un tipo de gustos eclécticos que lo mismo le gustan las antes citadas que flipa con Aliens y Terminator 2).

Todo esto suponiendo que las películas tienen una función, un propósito-mensaje-intención-significado, más allá que el de evadirse/entretener (y el de hacer dinero, por supuesto). ¿A quien van dirigidas las películas románticas?. Una película como Antes del Amanecer (y su compañera Antes del Atardecer), que narra el ‘encuentro perfecto’ de una sola noche entre dos desconocidos… ¿de que le sirve a una pareja establecida? ¿para recordarles que ellos no se conocieron así, que les gustaría conocer a otro de la misma forma que en esa película? ¿Y de que le sirve a alguien solitario, que aún no conoce el amor, para darle esperanzas e infundirle deseos muy probablemente nunca le suceda de esa manera? ¿Y que pasa si hablamos de una pareja rota?…

Añadido:
Supongo, me imagino, que la respuesta es la de siempre: acercarte a una experiencia que lo más probable es que nunca suceda en tu vida real. Ampliar tu mundo, tu visión, tu trayectoria vital con situaciones que jamás encontraras. Del mismo modo que es imposible que desembarques en una playa de Normandía un 6 de Junio de 1944 o que hagas un viaje en el tiempo a traves de agujeros de gusano, gracias a la tecnología enviada por una civilización extraterrestre y encriptada en una señal de televisión…

Posted in Cine y TV, Reflexiones | 6 Comments »

Ratatouille: ¿Cuanta magia son capaces de manejar en Pixar?

Posted by Rufo en 9 octubre, 2007

Ni quiero extenderme ni hace falta. Pero que peliculón más grande, Ratatouille. Que despues de Los Increibles, que si, que estaba bien, y Cars, que si, venga, que también estaba bien… como que uno pensaba que a Pixar se le habian acabado las buenas historias que contar, o que nosotros habíamos perdido la capacidad de sorprendernos…
Oiga, que apenas habia tenido bombo, que por pocas no la veo, que si no es porque ayer fuimos al cine sin saber demasiado bien que ver, de pensar que era la única sesión, el último dia… Que si todavia teneis la oportunidad de verla en la pantalla grande, aprovechadla, no lo dudeis ni un segundo. Que ha tenido dos o tres escenas que he disfrutado como un chiquillo. Una vez más enseñando a niños y a mayores y sin ñoñerias, adoctrinamientos ni cargantes dosis de moralidad.

Corroborando una vez más, eso si, y como nunca habían dejado de hacerlo, que en  Pixar a nivel técnico están años por delante de sus competidores. Que cada película consiga hacerte pensar que es imposible mejorar su riqueza visual y virtuosidad técnica y vuelvan a hacerlo año a año una vez tras otra :)

El cortometraje que anticipa la película, “Abducido”, sencillamente genial

Y el trailer de la que tienen preparada para el año que viene, ya solo la música me pone los pelos de punta. Con tan poco sugerir tanto… ^^

Posted in Cine y TV | 4 Comments »

Licencia artistica

Posted by Rufo en 1 julio, 2007

Hablaba David hace un par de semanas de la ficción del cine, del derecho del artista a mentir y tu de ser elegir, libre y conscientemente, de creerle o no. Cosa con la que estoy de acuerdo. Pero eso si, hay cosas que se perdonan y otras que no, para todo hay un umbral.

Por ejemplo, un mago, debes dejarte engañar, o bien de dejas maravillar como un niño (o sencillamente eres un niño y te lo crees), o en su defecto es bastante el disfrute que tienes luego rompiendote la cabeza, imaginando como lo ha podido hacer. Además, a mucha gente no les gusta ver los como se hizo de muchas películas, especialmente si son de fantasia y con muchos trucos. A mi personalmente me encanta tanto ver esos documentales como disfrutar de la película como si fuera completamente real: es bueno disponer de esa capacidad de abstraerte y cuando quieres, ignorar conscientemente ciertos hechos. Al fin y al cabo el acto de ver una película es dejarse engañar: la imagen es plana, en vez de tridimensional; solo es una ventana, asi que la imagen no te envuelve; no corres peligro real si hay tiros; los que salen en pantalla son actores y lo que ves es solo una imagen grabada captada por una cámara, detras la la cual habia en su momento un huevo de focos, microfonos y técnicos haciendo su trabajo; muchas cosas son efectos especiales creados mayormente por ordenador; y suele sonar un música de fondo que no se suele escuchar en la vida real… etc, etc, etc. Y sin embargo nos lo creemos, nos emocionamos, nos dan subidones de adrenalina, tenemos miedo, lloramos, todo eso viendo algo que sabemos que es ‘mentira’. Pero es necesario creer en ello para disfrutarlo. Por mi parte, encantado de ser complice de ese engaño.

Soy de los que piensan que una película es buena mientras consiga lo que pretende, tanto si es el sencillo propósito de entretener como si es el instruir de algún modo. Si no yerra el tiro, vaya. Lo que no soporto es ser engañado o ver algo sencillamente pretencioso, y para todo hay un umbral. A veces puedes perdonar cosas, otras sencillamente las tragas porque quedas apabullado por otras (un ejemplo de esto sería lo que a mi me pasó hace poco con Sunshine) Al final, supongo que se reduce a quién seas tú como público, a quien va destinada esa película y si tu encajas dentro de las intenciones del autor.

Uno de los momentos más histriónicos que recuerdo fue viendo Misión Imposible II, tal y como veníamos después la primera: un brillante ejercicio de intriga, suspense y diversión a partes iguales que si aunque también está llena de fantasmadas, al menos te invitaban a ser cómplice de ellas (y considero la escena final, la del eurotunel, completamente insuperable a nivel técnico).
Sin embargo para la segunda parte, John Woo, director cantones que nos tiene acostumbradas a las fantasmadas más increíbles de la historia del cine nos colocó en la tesitura de ver una Semana Santa en Sevilla donde los pasos arden a modo de fallas valencianas. Independientemente de mi casi nulo orgullo español, ese que solo sale en los mundiales, toca los cojones tal cantidad de ignorancia: ¿Nadie, absolutamente nadie en el rodaje (ni siquiera Anthony Hopkins, que nos deja perplejos con par de lineas comentando el hecho dentro de la película), sabía que ambas celebraciones son del todo distintas, que ni siquiera coinciden en ciudad ni momento del año?.
Con todo, me puedo imaginar la triste explicación: seguramente más de uno era consciente del error, incluso el propio John Woo al que gustoso culparía del desguisado. Más gustoso diría aún ‘es que los americanos son gilipollas’, pero sería demasiado facil.
En todo caso, el público americano y mundial es gilipollas, o en su defecto así lo entienden los productores, guionistas y diseñadores de producción, al hacer productos tan mascados y para gente tan tonta: hay que dejar claro que esa escena se desarrolla en España, para un publico internacional (principalmente americano), hay que abarcar el máximo espectro posible, rebajando la exigencia cultural si es necesario. Y para dejar claro que eso es España, hay que invocar todo el imaginario colectivo que reside en la cultura popular, y si es necesario condensarlo en una escena a pesar de violar cual tipo de consistencia: uniendo flamenco, toros, paella, procesiones y fallas. Al fin y al cabo es cine, ¿no?, asi que se puede hacer. Igual que si estamos en un país sudamericano todos tienen que ser traficantes de coca con un fusil a sus espaldas y si son chinos deben estar cultivando arroz en campos con el sombrerito cónico. No las comparto ni mucho menos, pero al menos conozco sus razones. Podemos sin embargo ver como películas jodidamente entretenidas como “El Caso Bourne” y su secuela (y una tercera en preparación que se desarrollará en parte en España) nos llevan de paseo por casi todas las capitales de Europa sin ver una sola vez la Torre Eiffel, el Coliseo o el Reichstag: no caen en ningún tópico ni pecan de estúpidas.

El problema, que de verdad me revienta, es cuando uno se pone a divagar sin reparar en ningún tipo de coherencia, extralimitándose y abusando de la libertad del artista, sin reparar en las posibles consecuencias, con total negligencia e irresponsabilidad. Parafraseando esa bufonesca máxima periodística; ‘no permitas que la realidad te estropeé un buen guión’, o libro, o artículo. Si vas a contar algo que no es cierto, has de tener alguna razón para hacerlo, aunque sea la triste razón de hacer la historia más fácil de seguir. Y por supuesto dejar claro que de lo que hablas es ficción, porque la gente se cree cualquier cosa. Asi ya de encima darselas de ‘estr basado en hechos reales’…
Que me cuenten que en el futuro tenemos colonias mineras instaladas en la Luna y sin explicar como las han hecho, vale, pero no me cuentes que los planetas son cuadrados. Estamos ante una bizarrada de tres pares de cojones. Dan Brown en “La Fortaleza Digital” se pone a hablar de España igual que si estuviéramos en África (y seguro que ni en África se está tan mal). O de antimateria en “Ángeles y Demonios”, que si lo lees y no tienes ni puta idea, no solo te lo tragas con papas si no que te lo ha contado de forma que acabas con la sensación de que encima sabes de antimateria y puedes fardar de ello. Y te conviertes en un gilipollas desinformado, no es tu culpa, (bueno, un poquillo si, que podrías contrastar lo que dices), la culpa es de Dan, por dárselas de listo y ser un irresponsable, por llenar de mierda mentes dispuestas a ello y desinformar a los no informados. O directamente mentir como un bellaco, dárselas de que todo tu obra está basada en documentos secretísimos y dar la sensación al ingenuo lector de que es un privilegiado, sabiendo cosas ‘que el resto no sabe’ (como si la propia historia o la ciencia no fuesen de por si interesantes, que encima hay que inventarselas…) Al final hablo te tener un mínimo de ética, de sentido común o de pura vergüenza, de cumplir tu deber y hacer bien tu trabajo. Que no me cuentes que la temperatura de una supernova es 3.000 Cº pudiendo buscar en el Google y enterarte que ronda los mil millones de grados: no es equivocarse en un tres o en un siete: es equivocarse en seis ceros de más o de menos. Comprendereis que la diferencia no es pequeña…

Y con todo, si para escribir un guión majo te tienes que permitir licencias, vale; pero si pudieras no tomartelas y casar la estricta realidad con ese guión majo, lo cierto es que estaría mejor…

Posted in Cine y TV, Reflexiones | 3 Comments »

Vuelve el hombre del Sombrero

Posted by Rufo en 25 junio, 2007

Vaya… 18 años de espera…

heisthemann.jpg

El otro día me resistí a decirlo, y estuve en lo cierto: Harrison no está viejo, ¡es el puto amo!
Vale que solo está sentado en una silla, que no significa gran cosa la foto (que por cierto, la ha hecho el propio Spielberg), pero carajo, que me he acordado de la primera vez que vi el trailer del Episodio I allá en otoño de 1998 y que he vuelto a sentir otra vez esa peculiar emoción que daba por perdida…

Posted in Cine y TV | 3 Comments »