Pequeña Ración Individual de Personalidad

El Blog de Rufo. AHORA EN WWW.RACIONDEPERSONALIDAD.ES

Un cojonudo punto de partida.

Posted by Rufo en 21 noviembre, 2007

No hace mucho leí una crítica sobre “Matrix” que me encantó, ya que sintetizaba muchas de las criticas que he leído acerca de esta controvertida película: “gran aportación que ha hecho Matrix a la mente joven” (…)

Que Matrix es apabullante nadie lo duda, que es pretenciosa, tampoco. Yo, como chaval que se dejaba maravillar ante unos buenos efectos especiales (y lo sigo haciendo), quedé sencillamente aturdido por esa película, que combinaba genialmente acción, efectos visuales transgresores y una historia absolutamente sobrecogedora…
Claro, eso yo, que tenía 15 años, esa edad más o menos en la que empiezas a cuestionar, a dejar de simplemente asimilar y hacer caso de todo lo que te dicen, cuando empiezas a pensar. Y era la primera vez que veía una película en donde se conseguía algo parecido. Sin embargo fui yo el único que la vio, (mis padres y mi hermana se metieron a ver ‘Notting Hill’, película que odié intensamente), se acababan las clases y todos los amigos nos desperdigamos en verano; yo necesitaba comentar esa película y absolutamente nadie la había visto. Solo tenía las imágenes de la película en la cabeza. Estaba totalmente perturbado. Que me dejo tó tonto, vaya.

Pasaron meses, y cuando pasaban la película por el Plus pude hacer una copia (tenía la película en DVD pero no medios para reproducirla!), y tras mucho insistir, conseguí sentar a mis padres para que la vieran. No es lo mismo ver la película en el cine, que verla en una televisión que a día de hoy tiene 23 años (y sigue), en VHS mono y en scope (con esas bandas negras que tanta gente odia). Con todo, estaba emocionado pensando que mi padre por fin la vería y compartiría conmigo la misma experiencia que para mi supuso. Así nos dispusimos a verla, y con poca novedad, él estuvo atento en toda la función.
Sin embargo, al acercarse el clímax, aquel instante en que Neo resucita, ve el código en el pasillo y detiene las balas… ese mismo instante de la película en el que yo unos meses antes estaba en el cine al borde del infarto… en ese instante mi padre se levantó a para ir al baño, escupiendo sobre el mejor momento de la película, soberanamente aburrido por el pedazo de truño que le había obligado a ver. Sin piedad.
No sé si podéis verlo, pero en aquel momento me sentó como una patada en los huevos. Al acabar lo discutimos brevemente y mi padre poco más o menos comentó que “es muy fácil hacer una película asi” y que prefería películas como “El Abuelo”, que por entonces había visto. Todo el disfraz de efectos y artes marciales a él le sobraba, y respecto a la historia, no contaba nada que no supiera o no hubiera visto ya antes: se encontraba ante un pretencioso festival de fuegos artificiales que se las daba de haber inventado la rueda. Para colmo, con el rollo de los ordenadores se perdía del todo.

Ahora que uno lo ve retrospectivamente, con unos años de distancia, uno ve claro lo que puede parecer Matrix: puestos a a las malas, no es más que un refrito del mito de la caverna, todas las viejas dudas acerca de realidad vs. ficción, realidad vs. sueño. Deudora además de la clásica historia de un ‘mesías’, un elegido, pilar de prácticamente todas las religiones mayoritarias, y recordada en la laica cultura popular actual por otras obras como Star Wars o El Señor de los Anillos. Deudora también de películas como Terminator por su famosa guerra contra las máquinas (de la cual copia la estética y muchos efectos especiales) y a su vez tantas obras de ciencia ficción. Deudora de todas las películas de artes marciales de Hong Kong… Y podemos seguir… Película que bordea y rebasa en numerosas ocasiones la linea que separa el homenaje del plagio descarado. Todas ellas son acusaciones irreprochables.
Lo que hicieron los Wachowski fue sencillamente meter todo eso en la coctelera, agitaron en vez de remover y consiguieron ‘el punto’, les salió ese delicioso cóctel: lo hicieron, dieron en el clavo y crearon una obra que agitaría millones de mentes en todo el mundo y pasaría para muchos a la historia. Es ‘fácil’ hacer una película asi (una vez que se tiene la pasta), la diferencia, como siempre, se reduce a que ellos lo hicieron, mientras otros solo dicen ‘es fácil hacerlo’.

Todo esto (aparte que tenía ganas de contar alguna vez la anécdota), para comentar que, por supuesto, cada obra tiene su público, que donde para unos algo es un truño que no solo no le ha aportado nada sino que ademas le ha aburrido, para otros son obras de arte que les han descubierto un mundo nuevo, o al menos ha servido de catalizador para ello. Con este texto solo quiero hacer una introducción a algunas ideas que pretendo desarrollar más adelante, tengo bastantes borradores y necesito este articulo para referenciarlo en el futuro.

Volviendo a Matrix, decir que me llegó en ese momento de la adolescencia en que empiezas a pensar, a dudar y a rebelarte, llegó en el momento justo; y al igual que para mi para mucha gente. ¿Tiene eso algo de malo? Según lo expuesto, estaréis de acuerdo conmigo en que Matrix fué (y sigue siendo) al menos para mi una película muy buena. Y para mucha gente, igual. Y eso no se lo quita nadie: el mérito de ser un cojonudo punto de partida.

9 comentarios to “Un cojonudo punto de partida.”

  1. Alfie said

    Sí, Rufo, pero todo eso que dices como aspectos negativos es lo que le dio enjundia en su momento al film e hizo que no fuera una más de tiros, a dferencia de segundas y terceras partes. tanto las referencias literarias, como las filosóficas y cinematográficas, es lo que la hace ser una gran película, que el tiempo dirá si llega a los extremos de ser una obra maestra como lo es hoy en día BLADE RUNNER, por ejemplo. Por cierto, me ha encantado el post en si, como das la visión de como fue el visionado con tus papax.

  2. Nogrod said

    No creo que todo sea tan exagerado.

  3. dick said

    y tuviste que irte a la universidad y a una residencia cutre para poder divagar horas y horas sobre la pelicula. jejeje.

  4. Rufo said

    Alfie; ya, no hay ningun pero. Estamos de acuerdo. Amo Matrix y como bien lo digo, me parece un peliculón que se codea con obras maestras como Blade Runner (por cierto, la hemos visto Muriel y yo dos veces en Digital en el kinepolis, en la proxima entrada hablo de ello :) ).
    Al igual que Blade Runner, en su momento Matrix creó división, y aunque posiblemente aún le queden momentos peores (hoy por hoy no es que la gente la recuerde mucho, tal vez por el regusto de Reloaded y Revolutions), no dudo que resurgirá en un merecido consenso en donde no se la volvera a poner en duda.

    Nogrod; no, no es para nada exagerado. Es como es, como lo cuento.

    Dick; y que lo digas, tio, y que lo digas. Bendito el dia que llegamos quienes llegamos a aquel antro. Un abrazo

  5. Geo said

    La verdad es que me ha encantado tu post, es un sentimiento que comparto en gran medida, tanto con Matix, que a mi también me pillo con unos 15 o 16, como con otro montón de películas.
    diferentes generaciones, la ven de forma distinta, y ademas esta el momento de tu vida que te pille, que siempre hace que veas una pelis de una forma u otra, dependiendo de tu estado de animo, de con quien la veas, he incluso de donde la veas.(para mi fue muy chocante salir de el Palacio de la Música cine de la gran vía madrileña, y ver la calle que sale desierta llena de vida)

    A mi me encanto, me ayudo a pensar en un momento que te cuestionas todo, y a darle una vuelta de tuerca mas a las cosas.

    Para mi es y sera una gran película, por que aunque a mamado de tantas cosas que también me gustan, como dices tu “consiguieron ‘el punto’, les salió ese delicioso cóctel”

  6. Alfie said

    Ansio leer tu post de Blade Runner, deveras.

  7. Los padres que te piden que te intereses por su cultura pero que nunca se interesan por la tuya son muy comunes y muy irritantes.

    Matrix es un refrito del mito de la caverna, pero ¿qué no es un refrito?

    Quiero decir con esas dos lineas que sí, cada película tiene su público, pero si vas con la idea de que vas a ver una mierda no te va a gustar. Y además probablemente la insultes.

    Yo entiendo que Ciudadano Kane no es para mi, pero sé que es muy buena.

    Además, la trilogía de Matrix es, además de original, un conjunto que conforma un peliculón.

    ¡Y queremos leer el artículo prometido sobre educar el gusto en cuestión de mujeres!

  8. […] Recientes Eugenio Martínez Si… en Un cojonudo punto de partida….Alfie en Un cojonudo punto de partida….Geo en Un cojonudo punto de partida….xarleen en […]

  9. Rufo said

    Geo; la verdad es que muchas cosas son importantes tambien dependiendo mucho de en que momento te pille. Tal vez unos meses antes te hubiera dado igual, que en cierto otro momento te toca justo en la fibra sensible. Matrix lo consiguió, no me hizo falta darle más vueltas.

    Alfie, ahí arriba lo tienes! :D

    Eugenio, supongo que yo también querré que mis hijos vean alguna vez Star Wars y Matrix esperando que las disfruten tanto como yo y sin embargo es bastante probable que les aburran. Que les vamos a hacer, nuestros padres intentan inculcarnos el mundo en que han vivido, que de alguna forma no muera con ellos. Y otro tema es el de ‘qué no es un refrito’, la originalidad, como si algo pudiera ser original a estas alturas… en todo caso existe el redescubrimiento, que te voy a contar.
    Y ya tio, ya publicaré ese texto! (algun dia, esta todavía muy borrador) :D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: