Pequeña Ración Individual de Personalidad

El Blog de Rufo. AHORA EN WWW.RACIONDEPERSONALIDAD.ES

Archive for 27 octubre 2007

Rajoy y el cambio climático

Posted by Rufo en 27 octubre, 2007

A mí sinceramente me parece cojonudo que el colega diga estas cosas.
Normalmente se dice que unas elecciones no las gana la oposición, las pierde el gobierno.
No es que tenga recuerdos claros de muchas legislaturas, pero esta es al menos la primera vez que conozco que la oposición se las gaste ella sola para perder unas elecciones.

Señor Rajoy (y escépticos advenedizos), aprendan ustedes la diferencia entre tiempo y clima. A esto me refería con la grave carencia de formación científica de la inmensa mayoría de población, incluyendo a nuestros políticos. Que yo, que les confío a ellos todas las tareas que no soy capaz de comprender acerca de todo lo que representa la admisitración de un país, se me revelen tán patanes en una materia sobre la que creo tener cierto conocimiento, no hace más que socavar profundamente la confianza que puedo depositar en ellos.

*Nota: estaba por poner el que presenta Gabilondo, pero con la retranca que tiene el joio… (con la cual me descojono). Que no es por dármelas de objetivo, pero nadie puede decir que Gabilondo sea un tío imparcial. Eso si, un crack.

Anuncios

Posted in Actualidad, Ciencia | 3 Comments »

Clásicos instantáneos

Posted by Rufo en 26 octubre, 2007

Hay películas que son clásicos instantáneos. Las calientas veinte segundos en el microondas o las echas en una taza de agua hirviendo y ya; ahí las tienes.

Posted in Frases, Tonturones | 3 Comments »

Momentos: el “gota de fairy”

Posted by Rufo en 25 octubre, 2007

Hará como unos tres años. Volvía a Málaga para los examenes de septiembre, ese momento en el que de tu grupete de amigos solo hay cuatro en la ciudad, supuestamente con la misma obligación de estudiar que en febrero o septiembre y la misma no-disponibilidad que ello implica, contrastados con unas ganas de volver a verse y echar un buen rato de charla de botellón la plaza de la Merced.

Aquella vez solo estábamos Germán, Jaime y yo. Quedamos los tres, se acopló algún relativo más pero digamos que esa noche estábamos solos. La rutina fué la de siempre: botella de Johnny Caminante con coca-cola y yelos, gentío en la susodicha plaza, recoger los bártulos lo suficientemente tarde como para no poder entrar en ningún sitio decente y acabar, como siempre, entrado en el MetroPol; conocido entre amigos también como AntroPol.

Allí nos plantamos los tres con nuestros cojones, apáticos, expectantes, con esperanzas de que pasara cualquier cosa extraordinaria, con probabilidades aplastantes de lo contrario. Local lleno, variedad de gente, pachangueo, música, luces… seis tios rapados y petados* (*musculados) en medio de la pista…, lo de siempre. ¿Lo de siempre? Esos seis tipos eran llamativos. Vestidos del mismo modo, camisetas negras y ajustadas. Muy ‘fashion’, me parecieron. Incluso parecía que entendian: seis gays en medio de la pista sin querer saber del resto del mundo. Ni puta idea de lo que eran, la verdad. O eran gays, o no lo eran. Efectivamente, no lo eran. Reconocí el logotipo de las SS en la camiseta de uno, una esvástica en el brazo de otro, cara de pocos amigos en la de otro. Quienes uno se imagina. Asi que mejor quedarse en la esquina.

Entonces es en ese instante, (entradas ya buenas horas, cuando el DJ de turno empieza a poner música algo más ‘alternativa’ = no pachangueo), cuando no se le ocurre otra cosa que hacer sonar “Fiesta Pagana” de Mago de Oz. El local entero no esperó hasta el momento de “..alza el puño y ve…” para alzar el puño izquierdo y dar saltos mientras la tensión inevitablemente aumentaba. Era cuestión de segundos, los eskinjeds empezaron a darse puñetazos en el pecho y poner el brazo derecho en alto al grito de ‘vaspañajoderostia!

Y llegó el momento gota de fairy. Hay que estar atentos porque es cosa de nanosegundos. Nadie ve nada, solo se ve alguien en el suelo, otro dando saltos/patadas/puñetazos al del suelo y un circulo de varios metros de radio en el que no hay absolutamente nadie más. Igual que los bancos de peces se evaporan ante las fauces de un tiburón. Igual que una bandada de pájaros ante cualquiera de sus depredadores. Igual que la fina capa de grasa del anuncio en el momento en que cae la gota de fairy. En un local que no daba más de si.
Lo siguiente es una ola de porteros, aun más armarioempotrados que los nazis, que los arrastran con espectacular facilidad fuera del local. No se sabe nada más ni hay mayor incidente, ningún daño a nadie. Nada que pase de anécdota.

Supongo que lo habéis visto, pasa a menudo en las aglomeraciones; conciertos, festivales, macrodiscotecas. En una ocasión tuve el privilegio de ver uno de esos momentos desde una posición elevada: espectacular. Creo que el análisis matemático de este tipo de evento puede ser fascinante. Ese trabajo se lo dejo a otro.

Posted in Frikismos, Reflexiones, Tonturones | 2 Comments »

El conocimiento es poder (y II)

Posted by Rufo en 23 octubre, 2007

(viene de aquí)

El científico, del mismo modo, debe aprender a distinguir el grano de la paja, distingir la señal del ruido. En muchos momentos le llegarán datos que invaliden la teoría vigente. Estos datos, al igual que cualquier otro, deben ser investigados y contrastados. No vale un ‘testimonio’, ni un ‘caso puntual’, si bien es cierto que nos pueden servir de pista para saber hacia donde tirar. Sencillamente, hay que investigar esos indicios, para que eventualmente se revelen como prueba valida o o no. Todos sabemos como trabajan los CSI. Puede ser (y de hecho la inmensa mayoria de las veces es) un fallo instrumental, lo que llamamos ruido, que es generado por los mecanismos.
Y hablando de testimonios: las personas no somos precisamente una herramienta de precisión. Imaginamos, alucinamos, exageramos, mentimos… es decir, introducimos ruido que hace que la información dada por un solo individuo deba ser tenida en cuenta con mucha cautela.

*Por ejemplo, hay miles de ‘testimonios’ de avistamientos de OVNIs (atención, que resulta que si ves un pájaro y no atinas a adivinar lo que es, técnicamente es un OVNI: recordemos, objeto volador no identificado), y sin embargo no hay ni un solo hecho documentado seriamente, con rigor, con contraste. Ni fotos definidas, ni vídeos ni nada. O al menos… no hasta la aparición del Photoshop y los efectos digitales… Y testimonios, casi ninguno anterior al incidente de Roswell, curiosamente justo cuando se empezó a poner de moda el tema de los OVNIs. Atención: por supuesto no es científico negar tajantemente la existencia de visitas de extraterrestres (de hecho, ojala vinieran y hubiera pruebas de ello), pero la verdad es que la explicación es siempre mucho más sencilla: una nube lenticular, la estela de un avión, una refracción en las capas superiores de la atmósfera, un satélite que brilla espectacularmente, Venus al anochecer, proyectores de luz que apuntan al cielo, una gentil dosis de narcóticos o una tendencia natural a la alucinación, falta de sueño, un mentira fuera de control, elevada impresionabilidad, falta de conocimiento o sencillo afán de protagonismo. O una mezcla de todos. Todo ello, sinceramente, más probable que pensar que unos extraterrestres tipíficados viajan millones de años luz a follarse a un paleto de pueblo, con todos los respetos a los gañanes. Que curiosamente, fíjense, raramente se tiran a alguien con estudios superiores.

¿Como distinguir la señal del ruido? ¿Se trata entonces de desconfiar siempre de lo que te digan?
No se trata de desconfiar, se trata de ser siempre cauteloso, escéptico, crítico, de estar siempre alerta. De aplicar el susodicho método científico. Que si alguna vez te dicen que lo que siempre has creido es falso, lo único que tienes que hacer es consultarlo con más fuentes. Tal vez te mientan o tal vez digan la verdad, pero tienes en tu mano la posibilidad de averiguarlo.

Siempre habrá alguien que sepa más que tú, que te puede enseñar y que del mismo modo, te puede engañar. Conocer y saber coloca siempre en una posición ventajosa. La información es una forma de poder. Un trapicheo tan cotidiano como son los cotilleos son una forma vulgar y sencilla de trafico de información: saber que tu vecino le pone los cuernos a su pareja te otorga poder, por ejemplo, para eventualmente chantajearle. La información y el conocimiento se pueden usar para el beneficio de la comunidad o para el propio. Asentarse en un escalón desde el cual ayudar a más gente a subir y tener la misma vista que tu. O bien tirar piedras a los de abajo al tiempo que les pisoteas asegurándote que nadie te quite tu situación privilegiada. Tocándose los huevos, a ser posible.

¿Solución? Ser curiosos, aprender, observar, asimilar y procesar cuanta información esté a vuestro alcance. Mirando el mundo que nos rodea. Sin tragar lo que se nos diga con papas, aunque tampoco se trata de ser un desconfiado por naturaleza. Sin acomodarse. Leyendo, todo lo que pase delante vuestra. Que no sea Caballo de Troya y Ángeles y Demonios y ya. Si, leedlos (aunque no los recomendaría como primera opción), pero no os quedéis solo en eso, a ser posible algún libro de historia o ciencia seria. O mejor, varios. Por suerte, disponemos de variedad de puntos de vista. Contrastando, mientras más fuentes mejor. Que trinquéis el canal Oddisey, Discovery Channel o National Geographic y os traguéis documentales a punta pala. Y películas. Buenas y malas. No hay cosa tan mala que no se pueda sacar nada de ella. Que tengáis abiertas siempre 20 pestañas abiertas de la Wikipedia en el Firefox (y aún asi, con cautela. que la Wikipedia no deja de ser una sola fuente). Que parece que siempre que se dice de ‘leer’ parece que refiere a ‘novela narrativa’, cuando por leer, yo al menos entiendo cualquier se refiere a leer cosa que cae en tus manos (de hecho apenas leo novela, eso ya va por gustos). Desde los ingredientes del champú hasta el folleto sobre acupuntura que me ofrece la china en el paso de cebra. Pasando por un libro sobre aleaciones de titanio. O el Corán y la Biblia, aunque no seas religioso.

Que si la razón para aprender, esa que dice ‘por el simple gusto de saber más’ no te vale (que por cierto, es un placer enorme), ahí va una que tal vez lo haga: que no se trata de poder callar al otro, ni de demostrar que sabes más. Se trata, como mínimo, de que no lo hagan contigo. De que no te engañen. De que no te manipulen.
De ser libres, cojones.

Posted in Ciencia, Reflexiones | 3 Comments »

El peor dia de mi vida

Posted by Rufo en 19 octubre, 2007

Siento cansaros con Muchachada Nui, pero es que este ha sido genial hasta el infinito

Que por cierto, como comentario añadido, me gusta un nuevo matiz que detecto en Muchachada Nui: un cojonudo componente de denuncia social, entre “El Bonico del Tó” y el último episodio de Paris Hilton, que no recuerdo tan obvio en la Hora Chanante. Bravo por los Gambiteros

Posted in Frikismos, Videos | 2 Comments »

El conocimiento es poder (I)

Posted by Rufo en 19 octubre, 2007

*Una vez más, aviso: Ladrillo va.

Una cosa que (nos) suele perder a los amantes de la ciencia, y por extensión, a muchos aficionados o profesionales de cualquier especialidad es el ramalazo de desanimo y falta de paciencia que solemos tener cuando nos encontramos hablando ante alguien que no tiene la misma formación y conocimientos que nosotros. Solemos pensar o decir un ¿como es que no lo sabes?, con una sorpresa impaciente que normalmente provoca un sentimiento a nuestro interlocutor de estar siendo despreciado. Es jodidamente normal encontrarse con gente ni siquiera les suene al hablarle de las leyes de la mecanica newtoniana, o del poeta nació en Fuente Vaqueros, del análisis sintáctico de una oración o a que corresponden las siglas ADN. Son cosas que debería saber todo el mundo, puesto que se encuentran en el programa de la educación general básica, y con todo, las olvidamos. Al fin y al cabo la cultura es solo eso: lo que recordamos después de haber aprendido y olvidado, un poso. Con todo lo dicho, es completamente cierto que saber todas estas cosas no te hace intrínsecamente mejor persona. Como bien dicen en Microsiervos estos dias, se puede ser un doctor con Nobel de Medicina y seguir siendo un perfecto gilipollas.
Pero concretamente los que somos de ciencias tenemos siempre una impresión: nuestra disciplina está seriamente infravalorada. En el mismo límite de lo grave, para que más paños calientes. Incluso los que se las dan de cultos (insisto: que se las dan). La inmensa mayoría de la gente, y hay cifras que citan un 95% de la población, es científicamente analfabeta.

El principal problema de la sociedad con respecto a la ciencia es el concepto que se tiene de ella, pues solo le van la cara abstracta, tediosa y difícil, reservada para los cuatro ‘frikis’ que la entienden. Se admite: si, la ciencia es necesaria, pero ya se encargará alguien, todo esto es en una sociedad donde se celebra la frase “mejor que saber es tener el teléfono del que sabe”, donde alguna vez un amigo te pregunta si existe ‘un libro pequeñito y rápido de leer donde venga “todo”‘, y a pesar de la sangrante impaciencia implicita en el mensaje por ‘adquirir conocimiento’, ofrecerle una alternativa, el susodicho ni la hojea.

No se trata de pedirle a todo el mundo que sepa lo que son las cefeidas variables. Tal vez si eres astrónomo, por deformación profesional y ya que todos tus amigos también los son (recordemos: Dios los cría y ellos se juntan ;) ), acabas distorsionando tu percepción del mundo y te extrañe cuando te cruzas con alguien que no sabe de que hablas.
*Para más referencias, véase la serie “The IT Crowd”, de emisión habitual en la Mula.

¿Pero que carajo es entonces la ciencia? ¿De qué hablo? ¿Mecánica, electricidad, cálculo, álgebra, estadística, química, biología, geología, astronomía, informática…?¿Matemáticas y Física?. Si, bueno, todas esas cosas son ciencias. Complicadas, incluso para quien las estudia, aunque no hablo en ese sentido. La ciencia, aparte de todo lo dicho, es una forma de pensar. Es lo que llamamos el pensamiento crítico y escéptico. Y es la ciencia la que ciertamente nos enseña a pensar así, aunque corre a nuestra cuenta aprender a aplicarlo.

Los científicos, que como analizaré mas adelante caemos en el pecadillo de la soberbia, nos encanta decir una cosa. Nos encanta decir que la ciencia es humilde, pues ciertamente lo es: lo es ante los hechos. Es posiblemente uno de sus aspectos más bellos, de lo mejor que puede aportar la ciencia al mundo al que vivimos. Los científicos, por contrario, a veces no lo somos. La ciencia se somete por completo a los hechos, es humillada sin piedad cuando se presenta ante un experimento contrastado (y contrastable) que eche por tierra una bonita teoría, por bonita, elegante o útil que nos haya sido hasta ese momento. Por supuesto, derribar una teoría no es algo que se haga todos los días: es un proceso extremadamente serio y riguroso, de repetir cierto experimento cuantas veces y de cuantos modos haga falta para comprobar su validez. No se demuestra la validez de una teoría con experimentos nuevos, solo se corrobora. Lo que se demuestra, en todo caso es su invalidez.

Esto es como ser un cornudo o un traidor: la lealtad se demuestra siendo leal siempre. Ahora, basta fallar una vez…

Y el pensamiento científico consiste precisamente en eso: en comprender la globalidad de la situación, considerando sistemáticamente todos los datos, recogiendo nuevos datos si es posible y contrastándolos con la teoría destilada de los antiguos, ejecutando e ideando nuevos experimentos que pongan a prueba nuestro teoría. Siendo críticos. En eso consiste ser escéptico, en no entusiasmarse con una idea y dejar que la ofuscación nuble nuestro juicio. Lo contrario a ello es ser un radical y/o un fanático.

(sigue)

Posted in Ciencia, Reflexiones | 4 Comments »

11·8·88

Posted by Rufo en 17 octubre, 2007

Los dos unos son los que más follan.
Que si que si, que os lo digo yo, que lo sé de buena tinta. Los ochos, siempre tan chistosos y graciosetes, son los típicos cansinos vocihuecos; pero son los dos unos los que las matan callando, que lo sé yo. (…)

Posted in Frases, Tonturones | 2 Comments »

¿Para quien son (sirven) las películas románticas?

Posted by Rufo en 16 octubre, 2007

¿Para quien son (sirven) las películas románticas? Y cuidado, que no hablo de los pastelazos típicos protagonizados por una pava llámese Jennifer Lopez, a cual más empalagoso, previsible y plano.
Hablo de películas como Los Puentes de Madison, o como Antes del Amanecer, o Cuando Menos te lo Esperas, o Entre Copas, todas ellas en las que con sus más y sus menos, el eje alrededor del cual gira el guión es la historía de una pareja. (Si, ese soy yo, un tipo de gustos eclécticos que lo mismo le gustan las antes citadas que flipa con Aliens y Terminator 2).

Todo esto suponiendo que las películas tienen una función, un propósito-mensaje-intención-significado, más allá que el de evadirse/entretener (y el de hacer dinero, por supuesto). ¿A quien van dirigidas las películas románticas?. Una película como Antes del Amanecer (y su compañera Antes del Atardecer), que narra el ‘encuentro perfecto’ de una sola noche entre dos desconocidos… ¿de que le sirve a una pareja establecida? ¿para recordarles que ellos no se conocieron así, que les gustaría conocer a otro de la misma forma que en esa película? ¿Y de que le sirve a alguien solitario, que aún no conoce el amor, para darle esperanzas e infundirle deseos muy probablemente nunca le suceda de esa manera? ¿Y que pasa si hablamos de una pareja rota?…

Añadido:
Supongo, me imagino, que la respuesta es la de siempre: acercarte a una experiencia que lo más probable es que nunca suceda en tu vida real. Ampliar tu mundo, tu visión, tu trayectoria vital con situaciones que jamás encontraras. Del mismo modo que es imposible que desembarques en una playa de Normandía un 6 de Junio de 1944 o que hagas un viaje en el tiempo a traves de agujeros de gusano, gracias a la tecnología enviada por una civilización extraterrestre y encriptada en una señal de televisión…

Posted in Cine y TV, Reflexiones | 6 Comments »

Formula 1

Posted by Rufo en 11 octubre, 2007

-…además, no creo que Alonso fiche el año que viene con Ferrari….

No pude decir nada, así que mantuve silencio. Lo dijo con tal convencimiento y determinación, que pensé, ya que ella estaba más al día que yo en lo que respecta a la Formula 1, que posiblemente conocía muchos datos de los que yo era inconsciente.
De nuevo tomaba la palabra:

…porque teniendo Ferrari a Schumacher no creo que lo despachen… …que por cierto, que poco se ha oído hablar este año de Schumacher, con todo el lio de Hamilton y McLaren y todo eso, ¿no?

me acuerdo de algo…

Posted in Tonturones | 3 Comments »

Los dos elegimos

Posted by Rufo en 10 octubre, 2007

Es muy común hablar, en el noble arte de encandilar a las damiselas, ligoteo, emparejamiento, actos de reacción social/sexual, como cojones queráis llamarlo, entrar en la fútil cuestión sobre si los que elegimos somos los tíos o las tías, la parte activa o la pasiva (sea cual sea cada uno). Asumiendo el rol de que son ellas las pasivas y nosotros los que ‘atacamos’ (repito, suponiendo eso, que ya saltará alguna para decirme que no tiene por qué ser así, y le daré la razón), acabarán diciendo que son ellas realmente las que eligen, que en todo caso preseleccionan y nos dejan jugar para que creamos que somos nosotros quienes las hemos conquistado.

A meterse en el análisis de la lucha de sexos también se le suele llamar meterse en camisas de once varas, tarea comúnmente considerada tan inútil (e íntimamente relacionada con la lucha de sexos) como es determinar si la tapa del váter debe quedar cerrada o abierta o el papel higiénico del lado de la pared o por fuera.

Pero vamos a ver, ¿realmente elige la parte activa o la parte pasiva?

Vamos, que si nos ponemos tontos lo podemos analizar con álgebra booleana, y recordar esas historias tan bonitas de 2º de EGB acerca de la intersección, unión y diferencia de conjuntos, (sin olvidar, por supuesto, el conjunto vacío :) Segun ello, da igual en que orden se realice la elección, solo se va a tomar la opción en la que ambas partes estén de acuerdo, y da igual quien escoja antes: solo vale la intersección de ambas selecciones individuales. Tal vez tal intersección no exista, no se produzca con éxito el acercamiento. Solo funciona si ambas partes están de acuerdo.

ilustrándolo con un sencillo ejemplo; con otra persona quieres ver una peli de tu inmensa colección de divx:
-¿Cual de estas 3 peliculas quieres ver?
-No, elige tú, ya me tocó la otra vez a mi
-Si, pero yo ya he elegido estas 3 de entre 50

Solo el primero sabe los descartes que él mismo ya ha hecho, sin embargo al llegarle el turno a la segunda parte esta hace sus descartes delante del otro: parece que el segundo tiene la sarten por el mango y es él que decide admitir o rechazar las alternativas que le dan, parece que es él quien elige. Es el primero quien se tiene que enfrentar a la humillación de ver como sus sugerencias se rechazan, mientras que el segundo es inconsciente de las alternativas omitidas, ya que las que le ofrece el primero solo suponen una visión sesgada. Viene a ser la misma situación que para una entrevista de trabajo, un examen o un casting de Operación Truño. Vale que ellos, los ‘jueces’ que están ahí sentados mirando, eligen admitirte o no, ¿pero no es verdad que tú también has elegido presentarte?

De hecho, incluso la parte activa ha tenido mas influencia. Es su rasero el que ha determinado la elección, y de él depende subirlo o bajarlo para tener más o menos opciones de éxito. Si de 50 casos una parte solo está dispuesta a admitir 3, es posible que la otra no esté dispuesto a admitir ninguna de esas opciones, que no coincida; o en su defecto que acceda, aunque de mala gana. Depende del nivel de transigencia o tolerancia de cada parte. Y una vez que ha habido encuentro, el resto es negociar, conversar, llegar a un acuerdo que beneficia a ambas partes, bajarse del burro… numerosas formas de llamarlo.

La cuestión de siempre, ¿buscar, o esperar a que aparezca solo? ¿Quedarse quieto y esperar que llamen a la puerta, o moverse y tomar la iniciativa?

Aunque, total, para acabar a las 6 de la mañana con siete copas encima y tirarle a todo bicho que se menea, incluyendo orcos de Mordor… Asi si, es la otra parte las que elige. No hay duda.

Posted in Reflexiones, Tonturones | 6 Comments »