Pequeña Ración Individual de Personalidad

El Blog de Rufo. AHORA EN WWW.RACIONDEPERSONALIDAD.ES

El mayor engaño

Posted by Rufo en 8 febrero, 2006

‘El mayor engaño de la mente es creer en algo tan solo porque uno quiere creerlo’

…dijo una vez Louis Pasteur

Y es que hay mucha gente (vaya, pro no decir todos, por mucho que nos las demos de ‘racionales’) que aún a pesar de lo apabullantes que sean las pruebas que demuestren que su credo es infundamentado, o lo poderosa que sea la dialectica con la que se les pretende convencer de lo contrario, siguen, siguen creyendo…

En lo bueno y en lo malo, lo peor es ver como cosas que se creian superadas hay gente que se dedica a intentar reventarlas, en vez de intentar buscar una respuesta en lugares en donde aun al menos la ciencia no llega.

Es por ejemplo sabido en ciencia que la unica información que recibimos del universo es la que este nos concede, ya que cuando intentamos profundizar, condicionamos esta información (si, suena muy filosófico, pero es un hecho perfectamente conocido en física cuántica llamado el principio de incertidumbre de Heisenberg) y que por lo tanto, hay una inmensa cantidad de ‘universo’ existente, que al menos con la tecnologia de la que disponemos como mucho es solo posible intuir.
Poco a poco se va esclareciendo que la ‘materia conocida’ del universo representa tan solo entre un 3 y un 30% de la masa total del universo, y se supone que debe de haber un tipo de ‘materia oscura’ imposible de medir para cualquier aparato que conozcamos.
Efectivamente, la ciencia tiene un límite, precisamente se dedica a explorar esos senderos oscuros, la ciencia es la primera que humildemente te dice “a partir de ahi, no sé que hay”. Y a partir de ahí es donde entra la filosofía y/o la religión, y el ‘que cada uno piense y crea lo que quiera creerse’. Tal vez Dios esté ahí, el sentido de la vida o lo que sea. O sencillamente no haya nada.

Yo no quiero engañar a nadie, personalmente me considero tirando a ateo, aunque reconozco tentadora la idea de un ‘algo superior que otorga un sentido a todo’ (no quiero ser determinante con respecto a esto porque normalmente mis ideas acerca del tema van y vienen con el tiempo). Lo que vengo a querer decir es ¿Por qué buscar un Dios que contradice las normas que ya se conocen por validas? (ya escribí sobre esto).
Es decir, si quereis creer que existe, en el sentido tradicional de la palabra, buscadlo alli donde la ciencia reconoce no poder llegar. Y por otro lado ¿Que necesidad hay de que sea algo divino, algo paranormal, que precisamente contravenga esas leyes físicas que ya conocemos? Es decir, ¿no hay suficiente de ‘divino’ y milagroso en la existencia comun, en una salida de sol? ¿Porqué empeñarse en buscar explicaciones absurdas y hacerlo en sitios donde ya sabemos que no está?

Nadie puede ni debe imponer sus ideas acerca de lo que aún nos es desconocido. Dios existe para quien quiera creer en el, y precisamente no hay forma de demostrar lo contrario, pero del mismo modo que no se puede demostrar su existencia, al menos la existencia que algunos se empeñan en demostrar. De existir como algunos quieren, ha de estar en ese terreno donde la ciencia no llega, o al menos no hay llegado o es posible que nunca llegue. No donde ya ha estado, y está.

9 comentarios to “El mayor engaño”

  1. Rufo said

    me apetece comentar aqui (no queria ponerlo directamente en el post), que si bien pongo esto en parte por el debate que se ha generao en este hilo, la verdad es que es un borrador que tenia desde hace bastante tiempo, que esperaba un momento mejor para acabar de ser editado y publicado. Lo digo para que nadie se dé por aludido ni se crea que aqui ando dando moralinas a nadie. un saludo

  2. Rafa said

    Yo no termino de estar de acuerdo con lo que dices: la religión (digamos, la espiritualidad) y la ciencia son dos aproximaciones a la naturaleza que están en distinto plano y, por tanto, es inútil buscar el límite entre una y otra.

    Me explico: si dices que aquello que la ciencia no puede explicar es donde reside la espiritualidad ¿qué pasará si la ciencia sí que llega a alcanzar el conocimiento en esos aspectos? Ahora la “materia oscura”, por seguir tu ejemplo, nos parece tan incognoscible como debieron parecerle los átomos a Dalton, y es evidente que la ciencia avanza ¿debería suponer eso un desafío para la espiritualidad? yo creo que no.

    Me parece tan absurdo intentar demostrar científicamente la existencia del alma como pretender explicar la evolución mediante el diseño divino. Ciencia y espiritualidad se solapan sin rozarse incluso en la misma persona, pero es un error mezclarlas. Dios (para quien crea) no está en lo desconocido por la ciencia, sino que está en todas partes (conocido o desconocido). Igualmente, para un científico ejerciendo su profesión Dios no debe estar en ninguna parte, ni conocida ni desconocida por la ciencia. Otra cosa distinta es que el conocimiento científico tenga límite o no (efectivamente, el principio de indeterminación nos da un ejemplo, aunque yo no siempre estoy de acuerdo con su interpretación “amplia”, que es la que usas tú).

    Al final, si te das cuenta, la conclusión es la misma: que cada uno a lo suyo y que basta de intromisiones de la religión en la ciencia y viceversa; que cada uno crea en lo que quiera, pero sin tocar los wevos a los demás. (Aclaro que soy agnóstico con fuertes ramalazos ateístas, pero muy respetuoso con lo que piensan los demás y por eso es lo mismo que pido para mí).

  3. Rufo said

    Bueno, la verdad es que tengo que reconocer (yo mismo me he dado cuenta al publicarlo) que el articulo está un poco cojo, y es que en verdad me ponia ha hablar sobre los creacionistas y demas… pero en fin, el articulo se me iba de las manos, y yo mismo estoy cansado de hablar de los creacionistas -de-los-cojones-, y tambien (más bien, sobre todo), porque no tengo ganas de aburrir más al respetable.
    Vaya, que ademas, como he dicho antes, tenia este articulo en el limbo y lo editado y recortado un poco para publicarlo, mas que nada porque me parecia que venia a cuento con lo de el huevo cocido y los moviles y el resto de historias (lo que he enlazado en el primer comentario)
    Bueno, esto por un lado. Por el otro, primero, que usaría casi las mismas palabras que tú (agnostico con fuertes ramalazos ateistas :) para definirme, y creo que eso se nota bastante en el articulo por mas que intente no con mucho exito disimularlo.
    Tiene gracia, porque ayer mismo mi compañero de piso leyó esto y me dice casi lo mismo que tu: que finalmente la ciencia llegará ahi, para efectivamente, descubrir que dios no se encuentra en ningun lado de los que ya ha explorado. Bueno, la respuesta creo que la sabes tu tambien como yo: dios esta en el mundo que conocemos, es decir, el universo, la tierra, no tiene que haber nada de divino en el sentido tradicional de la palabra… es decir, ¿no es suficientemente milagroso un amanecer? En fin, creo que sabes por donde estoy tirando, ahora con tu permiso, voy a editar un poco el articulo para dejar esta idea un poco mas clara
    un saludo!

  4. Alfie said

    Yo os prometo que “No haré nada por lo que el Dios de la Biomecánica me impida entrar en su cielo”

  5. Cuando se mezcla ciencia y espiritualidad siempre se llega a mal puerto. Estoy de acuerdo con vosotros. Creo que es de cajón. La ciencia se ocupa de unos aspectos, y la espiritualidad de otros.

    Antes de empezar a hablar de Dios, también dejaré clara mi postura al respecto: yo por mi parte no soy ni ateo, ni creyente, ni agnóstico… soy deista.

    Un hecho claro a la hora de hablar de Dios, y que en multitud de ocasiones se olvida, es que no se puede demostrar su existencia, ni llegar a comprender su significado.

    El concepto de Dios incluye una magnitud que supera a la del ser humano. Para poder definir algo hay que poder verlo de manera completa, hay que poder delimitarlo. Si pudiésemos hacer eso, estaríamos por encima de Dios… de esta forma, el concepto que tenemos de Dios nos impide por principio poder definirlo.

    Por eso mismo no creo que la ciencia pueda llegar a demostrar su existencia, al igual que tampoco puede hacerlo la religión. Se trata de un acto de Fe, libre y voluntario. Nadie puede obligarte a afirmar la existencia de algo (sin tener pruebas), al igual que nadie puede obligarte a negar su existencia (por la misma falta de pruebas).

    Cuando se entra en el terreno de la Fe, la creencia o como queráis llamarlo, se entra en un terreno personal, propio e intransferible. Como el DNI, vamos…

  6. Dick said

    la vida en si misma es paranormal, porque que puta casualidad ha hecho que los humanos seamos lo que somos, que se den todas las condiciones, y que ahora podamos plantearnos estas cosas, eso ya me abruma por si solo. No necesito creer en un dios, pero tal vez algún dia lo necesite, entonces creeré.

  7. Rufo said

    sip, la vida es maravillosa, fascinante, una improbabilisima casualidad, pero su exsitencia sigue sin violar ninguna ley ni principio físico: no en ello hay nada de ‘milagroso’, al menos en el sentido tradicional de la palabra

  8. Virginia said

    Pues yo soy un mar de dudas, no es tanto creer en Dios, como creer en que existe algo inmaterial, algo más allá de lo físico, vamos la metafísica.

    Me cuesta horrores creer en algo inmaterial y a la vez me gustaría pensar que existe el amor, que existen cosas inmateriales.

    Una cosa son los deseos y otra la realidad, todo sería más sencillo si realmente hubiera un ser superior que pusiera orden en este caos, pero no creo que exista o si, como dije lo dudo.

    Quizás esté en la noche oscura del alma, buscando, como todo buen creyente, como vas a creer si no tienes dudas, igual en mi duda está la razón, no lo sé. Cuando leí a Descartes y me desmontó el mundo y me hizo irme hasta lo único que de verdad puedo conocer para luego decir que Dios existe porque sí, cuando buscas en los libros las respuestas a lo que pasa en tu interior pero no lo encuentras, cuando estas en medio de la nada, deseas que exista Dios.

    Los creacionistas y los que se oponen al avance la ciencia me repatean, me gustaría verlos en medio del campo buscando qué comer, desnudos y sin un mechero para hacer fuego. A ver si su Dios les enviaba el maná.

    Perdona la extensión, me he cegado.

  9. Rufo said

    joer que razon tienes, a ver si su dios les envia su maná… eso como la frase, ‘reza, pero no pares de remar’ :)

    PING:
    TITLE: Compulsivamente pinchar!
    BLOG NAME: Compulsivamente pinchar!
    […] en el mundo real tambien hay limites: solo podemos profundizar hasta un limite (el principio de incertidumbre), y con los telescopios tampoco podemos llegar más alla de un limite (al fin y al cabo, la propia radiación de fondo, los remanent […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: